La ONU acusa a Damasco de masacres y a los rebeldes de crímenes de guerra