La ONU asegura que Gbagbo utilizó una falsa negociación para ganar terreno