La ONU advierte de que matar a la población de hambre en Siria es un crimen de guerra