La ONU aclara que la bomba que mató a decenas de refugiados no cayó en una escuela