Cuatro países, en máximo nivel de emergencia humanitaria de la ONU