Los inspectores de la ONU aterrizan en La Haya con varias cajas de pruebas