Según la ONU, entre 700 y 850 personas han muerto en la represión de las protestas en Siria