La OTAN admite que el riesgo de bajas civiles complica la misión militar en Libia