La fuerza de intervención rápida de la OTAN para combatir al EI toma cuerpo