La OTAN prepara una intervención