La OTAN reconoce que los ataques aéreos tienen sus límites en zonas urbanas