Obama y Hollande, ¿una nueva alianza en el G8?