Obama, con los afectados de Irene