Obama paga en cervezas la deuda pendiente con Canadá