Obama, con las clases medias