Obama redobla sus esfuerzos para ganarse a los 18 millones de votantes de Clinton