Obiang, dispuesto a renunciar al premio de la UNESCO que llevaría su nombre