La Oficina Presupuestaria del Congreso de EEUU respalda el plan contra el déficit