La ola de calor británica, a un paso de poner al país en emergencia nacional