La Organización para la Liberación de Palestina rechaza la apertura de un diálogo directo con Israel