Las PYMES en España destruyeron 1,5 millones de empleos entre 2008 y 2010, el 14% de su plantilla activa