La aerolínea atribuye al mal tiempo el accidente de Pakistán