Pakistán reivindica su protagonismo y se protege tras la muerte de Bin Laden