El Estado Islámico, a las puertas de Palmira