El Papa llega a Filipinas, el país de Asia con mayor número de católicos