El papa Francisco oficia su primer Domingo de Ramos