El Papa reza a la Virgen en el Santuario de Lourdes del Vaticano