El Papa visita la favela de Varginha, una de las más peligrosas de Rio