Ovación para Benedicto XVI en su penúltimo ángelus dominical