Paradise, la zona cero de los incendios de California, vive dos milagros