Gases lacrimógenos y proyectiles en las calles de París