París intenta volver a la rutina