Un selfi permite la detención de dos cazadores que habían matado un rinoceronte