El Partido Socialista y sus aliados consiguen la mayoría absoluta en la Asamblea Popular