Ser la mujer más gorda del mundo le devuelve las ganas de vivir