Pekín admite por primera vez que los muertos por el terremoto superarán los 80.000