Primera gran crisis diplomática 6 días después de llegar a la Casa Blanca