Nadie en Estados Unidos sabe cómo parar a Donald Trump