Primera semana de infarto de Donald Trump en la Casa Blanca