La ONU hace un llamamiento al alto el fuego pero el Consejo de Seguridad no impone sanción alguna