El responsable de Volkswagen en EEUU reconoce el fraude ante el Congreso