Obama tiende la mano a los republicanos tras su debacle electoral