El pistolero de Oregón disparó a sus víctimas tras preguntarles por su religión