La Policía emplea de nuevo cañones de agua y gas lacrimógeno contra los manifestantes