Una cámara recoge cómo estos policías colocan droga en un coche que acaban de parar