Acusan a la policía brasileña de manipular la escena del crimen tras matar a un joven