La Policía británica reduce al duque de York: lo confunden con un intruso en Buckingham