La polución de Pekín obliga al Gobierno a pedir que la población no salga de casa