Pons tira con bala al PSOE