Portugal, movilizado por el caso de la pequeña Alexandra